Un trabajo peligroso pero necesario

El periodismo, un oficio peligroso, molesto para los tiranos, pero necesario para hacer democracia. Un trabajo arduo que promueve la misión de vivir en libertad, con la información necesaria para que la población tome decisiones correctas.